Garaia cumple diez años y se reconvierte en parque tecnológico con un doble objetivo: estrechar su vínculo, por un lado, con el sector industrial y, por otro, con la comarca de Debagoiena. Esta infraestructura alberga actualmente 38 compañías que emplean a 1.100 personas, casi la mitad de ellas dedicadas a actividades de I+D.

Garaia Parque Tecnológico

Incrementar el vínculo con la industria y con el territorio. Ese es el motivo que ha llevado a los responsables de Garaia a transformarse de polo de innovación, denominación con la que fue inaugurado hace una década, a parque tecnológico. Esta migración trata de profundizar aún más, si cabe, en la idea con la que surgió esta iniciativa promovida por la Corporación MONDRAGON con el apoyo de instituciones públicas (Gobierno Vasco, Diputación Foral de Gipuzkoa y Ayuntamiento de Arrasate) integrar en un mismo espacio educación, investigación, desarrollo tecnológico y empresa en una comarca, Debagoiena, con el mayor ‘peso’ industrial del País Vasco -el origen del 50 por ciento de su PIB es responsabilidad del sector secundario, el doble que en el caso de la CAV y más del triple que en el de la economía española.

Inaugurada en los albores de la última crisis, el 19 de junio de 2007, esta infraestructura física, pero también de servicios, ha tenido que lidiar con uno de los peores momentos económicos de las últimas décadas, lo que se ha dejado sentir, tal y como reconoce su presidente, Javier Valls, quien considera que el desarrollo “cuantitativo” de Garaia ha sido “algo más lento de lo previsto”, si bien incide en que, cualitativamente, “se ha producido un buen nivel de cumplimiento” de los planes iniciales; conseguir engranar en su seno ese cuarteto que forman educación, investigación, desarrollo tecnológico y empresa.

Garaia Parke Teknologikoa cuenta con una superficie total de 400.000 m2, 176.000 de ellos edificables. En su seno se integran dos edificios centrales -11.200 m2 construidos-, así como los correspondientes a las entidades que a lo largo de los años han ido instalándose en sus parcelas -Edertek, Ikerlan, LKS y Mondragon Unibertsitatea-. Actualmente, hay 38 compañías instaladas en
Garaia que emplean a 1.100 personas, de las que casi la mitad en tareas de I+D-, la mayor parte ubicadas en los edificios centrales, que alcanzarán su tope de ocupación en 2019 o 2020 tras haber experimentado ésta un crecimiento continuo en la década. En el caso de las parcelas, más de dos tercios del terreno aún están disponibles. Por ello, sus responsables prevén relanzar su comercialización en octubre, una vez concluyan los trámites administrativos para reparcelar la superficie.

Salud, TICs, Automoción o Servicios son algunos de los muchos sectores en los que trabajan las empresas, centros tecnológicos y universidad instalados en Garaia. Entre las primeras, se dan casos de éxito como los de Fagor Healthcare, spinoff de Fagor Electrodomésticos participada por Cinfa que fabrica dispositivos para automatizar la carga y dispensación de medicamentos, Kiro Grifols, que mezcla capacidades de robótica con necesidades de farmacia hospitalaria, o MicroLiquid, spin-off de Ikerlan que integra la electrónica en la microfluídica.

Se trata, sólo, de tres ejemplos del tipo de compañías que apuestan por el ecosistema Garaia, que continúa fomentando una comunidad abierta a la innovación a través de dinámicas colaborativas. Y es que, tal y
como remarca su presidente, el parque, que el año pasado celebró 245 eventos a los que acudieron más de 11.000 personas, es, fundamentalmente, un “lugar de encuentro en el que se pone en valor el intercambio entre los diferentes agentes” en él ubicados y desde el que se “hibrida” una oferta de infraestructuras y servicios que dan “un diferencial a las empresas que busquen desarrollo e innovación”.

Precisamente, seguir desarrollando esa oferta integral y consolidar las dinámicas de colaboración entre los agentes del parque y los de fuera de él, así como reforzar el proceso de emprendimiento e incrementar su orientación industrial y hacia el territorio, serán los tres principales retos de Garaia de cara al futuro, según Javier Valls.

Fuente: EMPRESA XXI – El periódico de la Industria Vasca

autor